Comunicado Público Sobre Nacionalización de Empresas Mineras - FESUMIN

lunes, 21 de marzo de 2022

Comunicado Público Sobre Nacionalización de Empresas Mineras

 21 de marzo de 2022


Comunicado Público


Los últimos años en Chile los movimientos sociales han remecido las diferentes estructuras, principalmente la política, lo que nos llega de una u otra forma a todos los actores sociales.


El Estallido social del 2019 manifestó el desacuerdo en diferentes aspectos que la ciudadanía veía y vivía día a día. Como resultado, y luego de diferentes manifestaciones pacíficas de la ciudadanía que derivaron en una violencia transversal, los partidos políticos llegan a una “solución política” para que no siguieran ocurriendo las comentadas situaciones y dar una salida al conflicto. Así nace la Hoja de Ruta, propuesta de modificación de la Constitución de 1980 que permitiría, generar mediante plebiscito y votación de constituyentes, la creación de una nueva Carta Magna.


Así nace la Convención Constitucional que, actualmente con 154 constituyentes, debe formular y escribir una nueva constitución que sea el punto de partida para cambiar y/o mejorar los aspectos de desigualdad e injusticia social que afectan a nuestro país, producto del modelo actual, donde el Estado ha tenido como prioridad el crecimiento económico pero los temas sociales, como la desigualdad, siguen siendo sus debilidades y amenazas las cuales se vienen visualizando de generaciones en generaciones.


Dentro de este proceso, en enero se presentó una propuesta de norma que solicita la “nacionalización de las empresas de la minería del cobre, litio y otros bienes estratégicos para el buen vivir”, con el argumento de que los recursos naturales son del pueblo de Chile, y por ello, las ganancias también lo deben ser, además de la preocupación por el cuidado del medio ambiente, debido al gran impacto que tiene la minería. 


Como Supervisores de la Minería Privada del país y agrupados en Sindicatos y Federaciones queremos compartir nuestra reflexión sobre el debate en cuestión. Para tomar buenas decisiones donde hay diferentes opiniones, debemos ocupar herramientas que nos permitan ver con claridad la situación, y habiliten la oportunidad de discutir las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Creemos que esto es fundamental para tomar las mejores decisiones con objetividad. 


Como organizaciones de trabajadores del rol supervisores de la minería privada somos respetuosos de las diferentes opiniones que puedan existir, solo queremos compartir este análisis con la comunidad y con todos los representantes de los chilenos en la Convención. De acuerdo con nuestro análisis podemos entregar la siguiente visión.

 


Mirada económica


La minería ha sido uno de los motores de desarrollo económico del país desde hace décadas, aportando al PIB con altos porcentajes, sobre todo las regiones mineras ubicadas en el norte de nuestro país, sin dejar de lado aquellas en la zona central, ofreciendo, además de los ingresos destinados al Fisco por conceptos de impuestos, una fuente laboral estable para diferentes personas que se desempeñan directa e indirectamente en el rubro.


La minería abarca una serie de encadenamientos productivos que apalancan un importante grupo de empresas de servicios que apoyan el proceso. Indirectamente, también se beneficia el comercio de las regiones, siendo todos estos factores también beneficiosos para conciudadanos emprendedores. 


Estamos de acuerdo que debe haber cambios que permitan distribuir de mejor forma los réditos y lograr una mejor calidad de vida para las y los ciudadanos de Chile, regulando adecuadamente la explotación de nuestros recursos naturales de manera sostenible, pero las propuestas de cambio deben asegurar una estabilidad económica y laboral. Una decisión sin análisis global puede provocar perjuicios en diferentes ámbitos a nivel país.  


ï Este desarrollo ha sido el resultado tanto de la minería a cargo del Estado, a través de Codelco (Gran minería del cobre), y de Enami (que permite apoyar a la mediana y pequeña minería), como de las empresas privadas que desarrollan proyectos a lo largo del territorio nacional.


ï Lo anterior se argumenta según las cifras entregadas por el INE el 2020: La minería alberga 206 mil puestos de trabajo directo y 800 mil si se suman los indirectos, sumando más de un millón de trabajadores y trabajadoras. Esta empleabilidad es importante de preservar. 



Mirada Medioambiental


ï Todos sabemos que cualquier actividad humana implica un impacto ambiental que, en menor o mayor medida, afecta al Medioambiente. La minería nacional e internacional no está exenta de esta condición.


ï Según la página web de SERNAGEOMIN en el informe “Catastro de Depósitos de Relaves en Chile” (actualizado al 10-08-2020), en Chile existen 758 tranques de relaves mineros, 56 de los cuales no se conoce generador o dueño. Aunque es una desviación de la producción, el ente fiscalizador no llegó a tiempo a cumplir su labor y como consecuencia tenemos desechos que afectan el medio ambiente cercano.


ï Caso aparte es el ocurrido con Maricunga, Empresa de Barrick, y que termina con un cierre de esta faena al determinarse que su operación generó impactos tanto a glaciares como el ambiente aguas abajo del desarrollo del proyecto.


ï En vista de esto, las compañías mineras han desarrollado, sobre todo los últimos años, nuevos y diferentes estándares para proteger el medio ambiente y promover su relación con las comunidades. Además de diferentes programas de capacitación, emprendimiento y apoyo económico a instituciones educacionales y aportando a la investigación para promover e implementar un mayor desarrollo sustentable. 


ï Es así como destaca la implementación y desarrollo de las plantas desaladoras de agua, proyectos que se llevan acabo para disminuir de forma sustantiva el uso de las aguas continentales que se encuentran dentro de la condición de explotación “de los derechos de aguas”, tan cuestionados ya por la ciudadanía como dentro de la Convención.


Mirada Social


ï Aunque se repita una y otra vez que Santiago no es Chile, las comunidades cercanas a los proyectos mineros pueden vivir situaciones conflictivas o favorables: dependiendo de cómo se lleven las relaciones con las empresas mineras. Pero también hay que recordar que el Estado no ha cumplido su rol y muchas veces deja a su suerte estas instancias. Ahí nos falta como Estado ocuparnos de estas problemáticas.


ï Durante la pandemia, y aunque muchas mineras tomaron las medidas adecuadas para evitar los contagios, otras no adoptaron medidas y se vieron muy comprometidas tanto en la exposición de sus trabajadores como sus procesos productivos. Sin embargo, también fueron las empresas mineras quienes apoyaron las instancias necesarias a nivel local, ya que contaban con los recursos económicos para la gestión preventivas apoyando las medidas de control como las barreras sanitarias.


ï Debemos destacar que hace ya 8 años las organizaciones sindicales de Supervisores en la minería privada vienen en auge, porque vimos la necesidad de tener una defensa de nuestros derechos fundamentales y laborales y la mejor forma de hacerlo es la organización. Por lo tanto, desde sindicatos y federaciones hemos hecho nuestro aporte a la mirada social, organizándonos para alcanzar metas y desafíos planteados para y con nuestros socios.



Mirada Política


Como organizaciones sindicales, y según lo escrito en la Constitución de 1980, no podemos participar directamente de la vida política de país, ya que escapa a los alcances de las organizaciones, lo cual no implica que como ciudadanos no participemos y en especial si apreciamos que lo que se discute y plantea puede afectarnos, y también a los colegas que prestan servicios para la minería y las personas que viven en regiones mineras  que aportan a las economías locales con sus negocios.


Como trabajadores mineros, estamos atentos a lo que se plantea en este proceso e invitamos a los involucrados a escuchar a las federaciones y organizaciones de trabajadores, quienes nos preocupamos de la fuente laboral de miles de compatriotas. 


En caso de aprobarse esta propuesta de norma por el Pleno de la Convención, y posteriormente, que el texto constitucional sea aprobado por la ciudadanía y comience a regir en Chile una Constitución Democrática, ya que el texto de la propuesta citada señala que “El Estado tomará posesión inmediata de los bienes… como plazo máximo de un año desde la promulgación…”, queremos plantear las siguientes interrogantes. 

  

¿Cuál es el plan de transición que tienen preparado para que todos los trabajadores y trabajadoras privados puedan operar en el modelo propuesto?


¿El Estado cuenta con los recursos y capacidades para hacerse cargo de todas las Compañías transnacionales que hoy operan en Chile?


¿Qué pasará con las empresas colaboradoras que hoy dependen de la minería privada, con miles de trabajadores y familias?


¿Se respetarán los contratos colectivos de todo el sector minero tanto personal propio como empresas colaboradoras?


¿Que pasará con las zonas que viven de la minería y con el comercio de estas regiones?


¿El Estado cuenta con los recursos económicos para pagar las millonarias indemnizaciones a las Compañías mineras hoy en día?


Finalmente, “si el país estatiza la minería deberá disponer de US$ 65 mil millones para compensar a privados y otros US$ 50 mil millones para operar los yacimientos de aquí al 2030”, calculan diversos analistas privados. La firma legal estadounidense Shearman & Sterling alertó que se podrían violar las obligaciones de Chile, “en virtud de los más de 50 tratados de inversión bilaterales y multilaterales”.



Como profesionales mineros, creemos que una opción viable para Chile es implementar mayores impuestos, como por ejemplo en los súper ciclos del precio del cobre, y la creación de un Royalty Minero, mediante el cual, el Estado pueda obtener una ganancia justa por la explotación de sus recursos naturales, obteniendo un aporte significativo para implementación de políticas públicas. 


El Estado tiene la gran oportunidad de ordenar la casa con normativas y leyes claras donde el crecimiento del país y su gente sea justo, gracias a nuestras riquezas naturales. ¿Como logramos esto? Con un buen análisis y con toda la información necesaria para tomar una decisión objetiva. 


Finalmente, como Sindicatos y federaciones mineras de empresas privadas, expresamos nuestra profunda voluntad de cooperación en este proceso y nuestra disponibilidad para poder trabajar en conjunto. 




  

No hay comentarios:

Publicar un comentario