Sindicato de Supervisores de Candelaria realiza donación a Lechería de Copiapó - FESUMIN

lunes, 19 de octubre de 2020

Sindicato de Supervisores de Candelaria realiza donación a Lechería de Copiapó

Una importante donación realizó el Sindicato de Supervisores de Minera Candelaria a la 
Lechería de Ampliación Prat: 504 litros de leche y 1200 galletones. 

La actividad se realizó en el marco del programa de responsabilidad social sindical que viene realizando el Sindicato, con el propósito de entregar un apoyo a las familias más vulnerables que están viviendo difíciles momentos con la Pandemia del COVID-19. 

Al respecto, la Presidenta del Sindicato de Supervisores, Pamela Bordones Olivares, señaló que la donación benefició a la Lechería de la Población Ampliación Prat de Copiapó, que funciona al interior de la Capilla “Nuestra Señora de Los Mineros”.

“El aporte consistió en la entrega de 504 litros de leche y 1200 galletones para apoyar la labor social que realizan en este establecimiento un grupo de voluntarios que proporcionan leche y pan a familias de escasos recursos”, indicó.

Bordones explicó que "es importante que las autoridades y las empresas conozcan sobre la existencia de este tipo de lugares que cumplen un rol de ayuda humanitaria para el más necesitado, y que requieren de mucha colaboración para seguir cumpliendo esta hermosa obra de servicio a la comunidad". 

La Lechería de Ampliación Prat data de los años ´80 y desde esa fecha no ha dejado de funcionar apoyando a las familias más pobres, especialmente cuando se atraviesan momentos complejos en nuestro país y en la sociedad, como por ejemplo, acontece en la actualidad con la Pandemia del Nuevo Coronavirus.

Su fundadora fue la destacada vecina Inés Varas (Q.E.P.D), quien junto al apoyo de sacerdotes dieron impulso a esta Lechería que está abierta a continuar recibiendo el aporte de la comunidad.

1 comentario:

  1. Que hermosa labor, pero cuando oes pedí ayuda para mi hija que cada día esta mas grave y es hija de un integrante del sindicato, ni siquiera se pronunciaron, la caridad empieza por casa, ayudan para figuar y no a las personas que realmente lo necesitan, como una hija de un trabajador que estubo 2 meses y medio hospitalizada y que quedo con tantas secuelas, no hicieron nada, hay que ayudar tambien a sus trabajadores, socios como la situación de gravedad de Catalina Soto, hija de German Soto, su socio.

    ResponderEliminar