FESUMIN

miércoles, 12 de agosto de 2020

OPINIÓN: La tragedia de los comunes y la conmutación en minería

agosto 12, 2020
OPINIÓN: La tragedia de los comunes y la conmutación en minería

En 1832, William Forster Lloyd, un economista político de la Universidad de Oxford, al observar el desgaste de los pastos de un terreno privado comprado en común entre varios campesinos, se preguntó por qué el ganado estaba a mal traer y el césped tan desgastado y dañado.

Por Pablo Lobos 
Director sindical y gremial

La respuesta que Lloyd asumió fue que cada campesino se guiaba por su propio interés. Cuando uno de ellos decide traer una vaca extra al campo porque necesita el dinero, aunque sabe que no es bueno para el suelo, piensa que ni se va a sentir en un terreno tan grande.

Pero la pérdida incurrida al sobrecargar el pasto es “común” para todos los campesinos. Debido a que la ganancia privada excede su parte de la pérdida común, lleva una vaca más. Y luego otra y otra y otra. Él gana dinero, pero son todos los que pagan el desgaste de la tierra. “Ese no es mi problema”, dice el campesino.

Él no es el único pensando así: razonando de la misma manera, también lo hacen todos los demás campesinos. Todos y cada uno de ellos comienzan a llevar ganado extra al terreno para su beneficio personal y detrimento colectivo. Finalmente, la propiedad común se arruina. Una tragedia.

Así fue como la definió el biólogo y ecologista Garrett Hardin (1974) más de un siglo después en un ensayo publicado en la revista Science. En “La tragedia de los comunes” Hardin explicaba que “la ruina es el destino hacia el cual todos los hombres se apresuran, cada uno persiguiendo su propio interés en una sociedad que cree en la libertad de los bienes comunes. La libertad en un bien de uso común trae la ruina a todos”.

Este problema permite explicar una serie de fenómenos cuando muchos individuos comparten un recurso limitado que enfrentan el interés personal a corto plazo contra el bien común y terminan mal para todos en el largo plazo, resultando en una serie de problemas ambientales y sociales. El aspecto clave de la tragedia de los comunes es que le permite a un individuo beneficiarse a sí mismo mientras reparte los efectos negativos sobre el resto de la población.

Un caso que podemos analizar bajo este prisma es lo que ocurre con el fenómeno de la conmutación laboral en la gran minería. Este fenómeno relativamente reciente en el mercado laboral chileno afecta con mayor intensidad a las regiones nortinas, donde las actividades extractivas pesan más sobre su producción. Estas actividades dan origen al fenómeno, ya que las mismas tienden a localizarse en zonas geográficas alejadas de los grandes núcleos urbanos, que son precisamente donde reside la mano de obra, facilitando esta situación la movilidad laboral a fin de obtener el factor trabajo necesario para la producción (Pérez Trujillo, 2017).

Las empresas mineras del país, debido principalmente a factores como la ubicación de sus faenas extractivas y el costo de mano de obra, establecieron eficaces sistemas de transporte que tienen por finalidad, que en lugar de la reubicación del trabajador y su familia a una localidad cercana al lugar de trabajo, el empleado pueda viajar constantemente al lugar de trabajo durante los días de labores y luego regrese a su ciudad de residencia durante un número de días de descanso. Las jornadas extraordinarias permitidas en la legislación vigente y los sindicatos mineros han facilitado enormemente la instauración de estos eficientes sistemas que benefician la continuidad operacional y abaratan enormemente los costos de las empresas de la gran minería.

Según datos del Observatorio Regional de Desarrollo Humano (ORDHUM) de la Universidad Católica del Norte (UCN), en la región de Antofagasta alrededor del 16% de su fuerza de trabajo total no vive en la región.

Datos del mismo estudio revelan que los trabajadores que realizan dicha conmutación tienen un 8,6% más de salario que el trabajador que reside en la región. A esta ventaja económica se le debe agregar el hecho de lo que significa para el trabajador ejercer su derecho a elegir dónde vivir, basándose en su propio interés y el de sus familias terminan radicándose en zonas con mayor calidad de vida, con todas las implicancias que ello acarrea para las economías locales, que no recogen impuestos locales sobre la vivienda, ya que se pagan en la región donde residen estos trabajadores. El mismo estudio liderado por Paredes, Soto y Fleming (2017) concluye que la principal preocupación para los gobiernos locales debería ser el efecto multiplicador perdido asociado con el gasto de los viajeros en la economía local o en la región de trabajo.

Con todo y hasta ahí, pareciera no haber duda alguna de nuestra tragedia. Ganan las mineras, ganan los sindicatos, ganan los trabajadores, gana el país. En el largo plazo pierden las ciudades pertenecientes a las regiones mineras y toda su población, pero al parecer es un costo que como sociedad debíamos asumir. O al menos hasta hoy.

Para disminuir los efectos de la tragedia de lo comunes, las sociedades han demostrado ser capaces de algo notable. Se pactan contratos sociales, se firman acuerdos comunitarios, elegimos autoridades e impulsamos leyes, todo para salvar a la comunidad de nuestros propios impulsos individualistas. Pero cuando ni la comunidad ni los gobiernos centrales ni el mundo privado modifican el status quo, sorprendentemente el balance igual se hace presente, tal y como su fuera un perfecto modelo sistémico en equilibrio.

En esta oportunidad, lo que no fue capaz de lograr la comunidad local ante el enorme poder e influencia de la gran minería y la indolencia de los sindicatos mineros, que a diferencia de sus pares del hemisferio norte no velan por las comunidades locales y solo se enfocan en intereses económicos y de corto plazo de sus asociados, la pandemia mundial por COVID-19 vino a hacer el trabajo que no pudieron lograr los otros actores comunes de la industria minera.

Según datos del Observatorio Laboral de Antofagasta, la conmutación afecta a cerca del 52% del empleo del sector minero, es decir, más de la mitad del empleo minero en la región no reside en ella. Al igual como está ocurriendo con las cadenas de abastecimiento en todo el mundo producto de la crisis económica y de salud por COVID-19, en Chile las mineras han visto afectadas sus dotaciones disponibles producto de las medidas de contención para la propagación del virus, y por el alto nivel de dependencia de personal foráneo, hoy la industria está al menos replanteándose la pertinencia de la conmutabilidad como pilar de sostenibilidad de la mano de obra del negocio minero. Empresas como BHP y su faena Cerro Colorado ya anunciaron en sus planes de restructuración dar preferencia a mano de obra local. Ante propuestas anteriores sin éxito de eliminar los turnos 7×7 o de exigir solo mano de obra local por parte de algunas autoridades, pareciera ser que el apalancamiento de las comunidades y de la autoridad local ante este efecto se presentan como excelentes oportunidades de creación de valor para la zona, por ejemplo en la intensificación de mano de obra calificada, a pesar del difícil contexto actual. La pregunta que surge es si esto se debe realizar mediante autorregulación de la propia industria o por regulación de la autoridad.

Quizás la solución a este dilema se encuentre en los mismos principios del planteamiento original. Este influyente ensayo había permitido durante mucho tiempo el consenso entre los economistas sobre el uso (o abuso) de los recursos que inevitablemente terminan en una sobrexplotación y que en el largo plazo se destruyen o terminan agotando. Pero al mismo tiempo los economistas diferían en la solución: unos decían que se debe entregar el control al gobierno central, mientras que otros afirmaban que lo mejor es privatizar.

Fue la norteamericana Elinor Ostrom, la única mujer ganadora del Nobel de Economía, quien escribió en 1986: “Estoy en desacuerdo con la presunción de que la administración del gobierno central o los derechos de propiedad privada son la única manera de evitar la tragedia de los bienes comunes”. Ostrom demostró que cuando los usuarios utilizan los recursos en forma conjunta, con el tiempo se establecen reglas sobre cómo deben ser cuidados y utilizados de una manera que sea económica y sustentable.

En esta nueva economía que debemos crear en un mundo post pandemia, quizás ha llegado el momento de que la industria minera y sus grupos interesados generen las instancias de diálogo pertinentes para que nuestras comunidades se desarrollen de una manera más consciente con los impactos que genera en su entorno cercano, con proyectos autorregulados donde se cuide tanto lo individual como lo colectivo. Está claro que esto no es fácil y no siempre lo hemos hecho bien, no obstante la comunidad tiene las herramientas para alcanzar un buen equilibrio si tiene la capacidad de aplicar una de las lecciones de Hardin: cuando se trata de la tragedia de los comunes, lo que es bueno para todos, es bueno para cada uno de nosotros.
Ver ⇨

OPINIÓN en el Mes de la Minería: "PORCENTAJE"

agosto 12, 2020
OPINIÓN en el Mes de la Minería:  "PORCENTAJE"

Encontrar mineral, extraerlo, transportarlo y venderlo. Son las funciones esenciales de la minería. Parecen palabras simples como muchas otras, como por ejemplo, la simpleza de escribir “Vida” o “vida en la minería”. 

Por Pamela Bordones
Directora de Equidad de Género de Fesumin

Sin embargo, dichas palabras no son una mera conjunción de letras con un significado específico, trascienden lo que somos y lo que tenemos en muchos sentidos, son las implicancias del tiempo dedicado a la operación minera, sus condiciones y el porcentaje que damos de nuestra vida al trabajo, es decir, a la extracción de mineral, a su transporte, al procesamiento y su venta. Mientras tanto los hijos crecen, los padres se vuelven viejos y nuestras compañeras y compañeros vamos sumando años. Sin embargo, la vida de las trabajadoras mineras es particular, distinta y persistentemente difícil.

El mundo de la minería posee una cultura marcada y reproducida principalmente al estilo y gusto de los hombres, donde las mujeres debemos igualar o superar y, lamentablemente tener que demostrar permanentemente lo profesional que somos y perfilar nuestro carácter para ese mundo.

La cancha no es igual para hombres y mujeres. Además, normalmente tenemos a cargo los deberes del hogar y el cuidado de los hijos, nos desdoblamos para cuidar de quienes más amamos, además de ser necesariamente excelentes en nuestros puestos de trabajo.

Las remuneraciones tampoco son las mismas entre hombres y mujeres ante un mismo trabajo. Si hablamos de la desigualdad de dotación, el Estado ha intentado impulsar avances, obligando a las empresas mineras a insertar un incipiente porcentaje de mujeres (10%) dentro de la dotación total porque de lo contrario, probablemente no sería posible. 

La palabra porcentaje no posee el mismo significado y relevancia para una parte y para la otra.

Para el lado empresarial “porcentaje de mujeres” se acerca al significado de un dato, un indicador, un cálculo, el cumplimento de la ley y para las mujeres mineras, es muy distinto, pues hace carne el impacto de dicha mirada, da cuenta de la oportunidad de desarrollar la profesión, dar soporte económico a la familia o seres queridos, aportar al país, tener a cargo la vida de la nación, somos nosotras quienes damos la vida. No se trata de un mero porcentaje. 

Las empresas deben dar respuesta a las necesidades de acceso a la industria y equilibrar a nivel de trato, remuneración y en especial, el respeto y valoración de las mujeres mineras.

Es increíble que al año 2020 aún las condiciones sean similares hace 50 años atrás, en circunstancias que Chile en la actualidad es un país líder en la industria minera.

Al parecer cuesta dejar la precarización en el pasado y adoptar medidas serias y reales que vayan en la dirección de acoger lo justo y eliminar las brechas salariales e instalar una gestión basada en el respeto junto con las metas operacionales.

Las mujeres nos vemos expuesta no tan solo a las diferencias ya descritas, si no a la asimetría de poder en la relación jerárquica y en esta realidad es donde algunas sufren acosos, hostigamientos o viven momentos difíciles por ser madres. 

Es por ello que las adversas condiciones, nos han obligado a forjar nuestro carácter y desarrollar fortalezas sin iguales como trabajadoras mineras, siendo excepcionalmente competentes. 

Nos hemos insertado en minería. Nos hemos tenido que defender y ahora más que nunca hacer lo necesario para revertir las injusticias, las desigualdades y situaciones nefastas a las que nos hemos visto expuestas y que vivimos a diario. 

El país necesita más mujeres en minería, más mujeres ocupando cargos directivos y más mujeres participando en una cancha pareja.

¡¡¡FELIZ DÍA A TODAS A TODAS LAS TRABAJADORAS MINERAS !!!

Ver ⇨

lunes, 10 de agosto de 2020

OPINIÓN: Día del Minero, lo que se viene para Chile

agosto 10, 2020
OPINIÓN: Día del Minero, lo que se viene para Chile

Todos los años las empresas mineras realizan actividades para sus trabajadores en torno a este día, en donde se celebra al Patrón de los mineros, San Lorenzo. Y esta vez, por el tema de la pandemia, la celebración se ha visto reducida, y no es para menos dado los niveles de contagios porque las cifras han ido en aumento, sobretodo en las regiones mineras. 

Por Víctor Riesco
Es lamentable la situación ocurrida pero de todas formas, nosotros enviamos un saludo a las y los trabajadores mineros en este día y destacamos su acción y compromiso con las empresas donde trabajan. Y esperamos que estas compañías valoren este compromiso por parte de los trabajadores y a futuro, no se justifiquen las medidas en contra de ellos, en favor de mejorar la situación financiera de las Compañías. 

Respecto a lo que se viene para Chile, en esos días ha sido muy comentado el proceso que se vivió en el Congreso con el tema del 10% del retiro de fondos de pensiones, ya que muchos lo han catalogado como una victoria popular porque cerró la discusión de que los fondos son delos trabajadores y que el disponer de ellos servirá el gran impacto económico que ha tenido la pandemia.

Pero también demostró que la presión popular puede más que las ideas retrogradas de algunos sectores, en el sentido de que necesitamos cambios. Y eso es lo que se viene. 

En octubre viene el plebiscito y podremos elegir la forma en que se constituya. Por ello, nuestro llamado, es a analizar lo que se viene con preocupación, y con conocimientos, a fin de que no sea lo mismo que nos decían con el 10%: que se derrumbaría la economía, que las pensiones serían nefastas y que el colapso sería inminente. 

La campaña del terror que se realizó y esa mirada paternalista ya no funciona con la ciudadanía chilena. Y hoy debemos ser cultos y conocedores de las formas en que los gobiernos y los Estados se desarrollan. 

Durante mucho tiempo, el no estar pendiente de la política, permitió que los partidos gobernantes mantuvieran un duopolio que se interrumpió con el ingreso de los más jóvenes que vienen con ideas y energía frescas que no se deben perder. Por lo que respecta al plebiscito, no podemos perder estas instancias que nos corresponden como ciudadanos y las que creemos son las mejores. 

Es por ello que nuestro llamado a los mineros que estos días celebran a San Lorenzo no es que le pidamos al Santo que mejore este país, sino que le pidamos al Santo que la gente se informe y vaya a votar en conciencia, informado y que su voto sea un real aporte al futuro inmediato y al de nuestro hijos, porque lo que cambiemos ahora puede que no nos afecte mucho como generación, pero sí lo hará con nuestros hijos y nietos, las futuras generaciones.


Ver ⇨

domingo, 9 de agosto de 2020

¡Feliz Día Mineros y Mineras!

agosto 09, 2020
¡Feliz Día Mineros y Mineras!

Estimados colegas:

Sin duda, este año ha sido una dura prueba de nuestra capacidad de resiliencia. Hemos tenido que atravesar momentos difíciles, con preocupación por nuestros seres queridos, y con el miedo a estar expuestos a un virus que ha cobrado miles de vida de nuestros compatriotas y también colegas. 

Este Día del Minero, llega en un contexto de meses difíciles, pero hoy queremos que sepan que valoramos de gran forma el coraje y la persistencia que hay en cada uno de ustedes, quienes además, han mostrado mucha solidaridad, al cubrir turnos, por ejemplo, de compañeros contagiados o con sospecha de contagio. 

Este coraje que cada día emana desde vuestro interior, debe ser siempre uno de los aspectos más importantes y más valorables. Recuerden siempre que tal como lo señala San Lorenzo, quien da origen a este Día del Minero, el tesoro más importante siempre son las personas y lo que hay en ellas: solidaridad, coraje, resiliencia, bondad, amistad, amor. 

Y ustedes son nuestro motor. Como Federación, nuestro compromiso es continuar con nuestra ardua gestión para avanzar en temas que son de afectación para cada uno de ustedes. Nuestra meta es poder avanzar en mejorar la calidad de vida de nuestros socios y socias y poder ser parte de un cambio. 

Por ello, vaya a cada uno de ustedes nuestro más afectuoso saludo y abrazo. Abrazos que hoy están prohibidos pero que muy pronto podremos retomar, con alegría y esperanza de que cuando esto pase, podamos lograr un mundo mejor. 

Esperamos que este día sea de reflexión, de lo afortunados que somos de estar con vida, salud y trabajo, y que también nos haga pensar, en que podemos estirar nuestra mano siempre, para ayudar a quien más lo necesita.

Nuestra esperanza es que seguiremos avanzando juntos, en tiempos difíciles, porque el trabajo en equipo y las virtudes que son nuestro tesoro, serán el empuje que cada día más, nos guiará al progreso. 

Un abrazo colegas y feliz Día del Minero. 

Fesumin

Ver ⇨

miércoles, 5 de agosto de 2020

Trabajadores de la minería piden a Piñera que nombre al representante de la FTC en el Directorio de Codelco

agosto 05, 2020
Trabajadores de la minería piden a Piñera que nombre al representante de la FTC en el Directorio de Codelco

Por la tarde de este 05 de Agosto, Fesumin y los los trabajadores de la minería agrupados en CTMIN, enviaron una carta la Presidente Sebastián Piñera, para exigir el nombramiento del representante de la Federación de Trabajadores del Cobre en el Directorio de Codelco. 

Cabe recordar, que este nombramiento lleva meses en la incertidumbre y que ya el 29 de junio, según acusó el Presidente de la FTC, Patricio Elgueta, enviaron hace tres meses el listado con los nombres de los postulantes al jefe de Estado, y hasta la fecha no han tenido respuesta.

El dirigente ha criticó las políticas que ha aplicado Codelco, y acusó en prensa nacional, en varias ocaciones, que el directorio se ha reunido sin la presencia de un representante de los trabajadores. Por ello, "No podemos decir nada dentro del directorio porque no está la opinión de los trabajadores. 

Ante ello, los presidentes de las 7 organizaciones agrupadas en CTMIN, firmaron una carta para Piñera en donde exigen que el nombramiento sea a la brevedad.

"Como ya está en antecedente, la Federación de Trabajadores del Cobre hizo llegar oportunamente a usted la nómina con los cinco integrantes de dicha organización que componen la quina para determinar él o la representante laboral en el Directorio de Codelco, conforme a lo establecido en la Ley 20.392", dice su comunicado. 

"Sabemos el importante rol de la Corporación del Cobre, para aportar recursos al Estado de Chile, que hoy más que nunca, son necesarios para enfrentar las secuelas sociales que está generando la pandemia Covid - 19. Y los trabajadores, representados por esta Federación, desde siempre han dado muestras de compromiso con esta empresa del estado, con Chile y su gente, legado histórico e imperativo ético intransable para esta emblemática organización sindical", añaden. 

Los trabajadores puntualizan que "no comprendemos y nos genera profunda inquietud la dilatación sin precedentes, de una decisión de la mayor urgencia y relevancia, no sólo para el presente y futuro de Codelco, sino también para la reputación e imagen de la empresa más importante del Estado de Chile". 

Por todo lo expuesto, solicitamos a usted realizar al más breve plazo, el nombramiento del representante de la Federación de Trabajadores del Cobre en el Directorio de Codelco, respetando así la institucionalidad de la FTC, quien históricamente ha sido un actor relevante para seguir aportando como legítimos representantes de los trabajadores, a la sustentabilidad y desarrollo de esta gran empresa del Estado, en beneficio de las chilenas y chilenos que más lo necesitan.

La carta está firmada por los 7 presidentes de las organizaciones que conforman la Coordinadora de Trabajadores de la Minería, CTMIN: Miguel Fernández, Presidente Federación de Supervisores de la Minería Privada; Gustavo Tapia, Presidente Federación Minera de Chile; Patricio Elgueta, Presidente Federación de Trabajadores del Cobre; Manuel Ahumada, Presidente Confederación de Trabajadores del Cobre; Hugo Páez, Presidente Confederación Minera de Chile; Ricardo Calderón, Presidente Federación de Supervisores del Cobre; Celso Pardo, Presidente Federación de Sindicatos de Antofagasta Minerals.


Ver ⇨

Una década: Los 33 mineros no murieron pero cientos más sí

agosto 05, 2020
Una década: Los 33 mineros no murieron pero cientos más sí

A una década del rescate de los 33 mineros, han sido más de 229  los trabajadores del rubro los que han muerto. Con una promesa política de cambios que jamás se cumplió, hoy son miles los trabajadores de la minería los que exigen un cambio real. 


Fueron más de 720 metros de profundidad y 69 días de agonía de una nación entera. El rescate fue transmitido a diferentes partes del mundo y cuando salió el minero 33, Luis Urzúa, el jefe de turno cuando ocurrió el derrumbe, su frase suponía marcar un antes y un después en minería: “Espero que esto nunca más vuelva a ocurrir, por el bien del país”.

“Estamos bien en el refugio los 33” fue la frase más famosa del año 2010, y el presidente Piñera no perdía oportunidad para mostrarla al rededor del mundo, también prometiendo que la seguridad en el rubro minero se incrementaría. 

Lástima que hoy, los cientos de mineros muertos desde ese año hasta la fecha no pueden replicar el “estamos bien”, tampoco sus familias. 

A sólo cinco días del rescate, Sebastián Piñera prometía ratificar el Convenio 176 de la OIT que garantiza una mayor salud y seguridad en minas. Así, declaraba en la BBC de Londres: “Si queremos convertirnos en un país desarrollado, necesitamos asumir estándares del primer mundo y vamos a hacerlo en los próximos 90 días”. 

Está demás decir que incluso el proyecto de ley enviado en 2011 por el ejecutivo para prevenir accidentes como este en la minería fue rechazado por la Cámara de Diputados en 2012. A esa fecha ya poco salía en los titulares la seguridad en minería y el efecto de los 33 se olvidaba poco a poco. 

Aparte de promesas incumplidas, son las fiscalizaciones las que tampoco cumplieron su rol. Así lo comprobó la Contraloría General de la República en su investigación a la labor del Sernageomin, encontrado fallas que muestran un negligente cumplimiento de rol, lo que afecta directamente a los trabajadores, quienes confiados en que las compañías mineras mantienen sus estándares de seguridad, realizan su trabajo confiados. 

Es por ello que desde las organizaciones de trabajadores mineros han levantado la voz y tratado de visibilizar este problema. Buscan que Chile pueda ratificar el Convenio 176 de la OIT con el cual aseguran, van a disminuir las muertes en minería y podrían alcanzar la cifra de cero accidentes y cero fatalidades. 

Desde la Federación de Supervisores de la Minería Privada, Fesumin, su Director de Comunicaciones, Víctor Riesco, ha señalado en reiteradas oportunidades que “Un porcentaje menor de fallecidos no significa que estemos bien. Seguimos débiles en seguridad. Queremos llegar a cero accidentes y cero fatalidades. Las fiscalizaciones han aumentado no porque las instituciones así lo quieran sino porque ha aumentado el número de solicitudes para fiscalizaciones, ya que en la orgánica de las instituciones estatales no existe la fiscalización proactiva. Ellos se mueven según la denuncia presentada por la entidad que la necesita, que se asume en la mayor cantidad de las veces o son los sindicatos o son los trabajadores de forma individual”, afirma. 

“Por lo tanto, somos miles de trabajadores quienes exigimos seguridad a nuestro gobierno. Hoy es el tiempo; no podemos esperar que más colegas pierdan la vida. Hacemos el llamado a que el Estado se comprometa y pueda desarrollar los mecanismos necesarios para que el Convenio 176 de la OIT sea una realidad en Chile”, finaliza.
Ver ⇨

lunes, 3 de agosto de 2020

OPINIÓN: Lo que faltó en la Cuenta Pública de Piñera.

agosto 03, 2020
OPINIÓN: Lo que faltó en la Cuenta Pública de Piñera.

El día viernes la cuenta pública del Piñera se realizó bajo un perfil de show mediático en horario prime y obviamente eso se hace a fin de poder aumentar el rating de la transmisión, lo que no tiene sentido e implica una palabrería inadecuada para nuestra realidad. 

Por Víctor Riesco
Director de Comunicaciones de Fesumin 

Así, extrañamos que durante este periodo no se haya hecho un alcance a lo que fue el Estallido Social, ni tampoco a la toma de conocimiento respecto de las causas de este despertar, en donde las autoridades tienen una responsabilidad bastante importante en lo que son los cuidados que debería tener las fuerzas públicas, especialmente Carabineros, en la represión de la gente. 

Lamentamos que nuevamente el Presidente Piñera siga discurseando sin un sentido lógico, y sin poner los pies en la tierra, ya que aunque se ha visto que ha cambiado de Gabinete ya cinco veces, no logra dar con un equipo adecuado para manejar el país. Y eso también refleja que las ideas originales que él traía, no han sido las más adecuadas. 

También se extraña o no se ve una autocrítica en el tema del tratamiento de la pandemia, y que ha sido la gran apuesta que ha tomado este Gobierno con sus famosas cuarentenas móviles, que de móviles no tienen nada y de cuarentena, muy poco. 

Es lamentable ver los resultados, y aunque él no lo quiera ver, pasaron de ser las felicitaciones de parte de líderes mundiales a ser la crítica de la prensa mundial dado su pésimo manejo. 

Estas situaciones hablan de la postura que tiene el Presidente de la República al momento enfrentar sus errores: no, no, y no, no es así y no es así. 

Y por último, el no comentar siquiera de una forma contundente, la jugada que hace el Congreso a fin de aprobar este 10% y entregarlo a sus propios dueños. En este tipo de figura, en donde tanto se ensalza la propiedad privada y la libertad de tomar las decisiones del ámbito económico, el Gobierno creó una campaña del terror que no ha sido tal, y viene a confirmar que la derecha chilena siente y da oportunidad a que cualquier situación la enfrentará con terror, y no tomando buenas decisiones, lo que produce que pierdan en terreno la postura que siempre han llevado. 

Esperemos que el presidente, en lo que le queda de Gobierno, no siga cometiendo los mismos errores, aunque ya sabemos, dado que es su segundo gobierno, conocemos cómo lleva adelante sus ideas, vía tozudez y no diálogo. 

Los trabajadores siempre estaremos disponibles para el diálogo, pero no vemos que el Presidente tenga las mismas ganas de conversar. Esperemos que termine de forma pacífica, aunque ya hemos visto que en la Araucanía las cosas se han puesto más oscuras y hostiles. 

Esperamos que esto no escale y que dentro de dos años, podamos decirle a Piñera que su Gobierno fue uno de los peores gestionados desde la vuelta a la democracia. 





Ver ⇨