Contaminación y faenas productivas: Factor responsabilidad hacia las comunidades - FESUMIN

jueves, 4 de octubre de 2018

Contaminación y faenas productivas: Factor responsabilidad hacia las comunidades

El caos en Quintero y Puchuncaví se ha tomado las noticias y sus protagonistas, las personas, han declarado que están hartos de vivir en medio de la contaminación que generan los procesos productivos de la zona. 

Y no sólo son esas dos localidades, sino que la contaminación excesiva se extiende hacia varios sectores del norte, siendo ejemplo de contaminación Calama, Mejillones, Tocopilla, Huasco, Coronel, entre otras. 

Recién hace un par de días, representantes de diversas organizaciones sociales y ambientales, agrupados en la Coordinadora Despierta Mejillones, y la diputada Catalina Pérez , entregaron a la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, los informes científicos que avalarían sus exigencias para que la ciudad deje de ser una zona de sacrificio ambiental y sea declarada zona saturada. 

Ahora, aún no hay responsables en la zona, ya que las empresas se respaldan en sus informes internos, los cuales, según ellos, indican que no son la fuente de emisión de hidrocarburos. Asimismo, las autoridades no han tomado medidas más drásticas y se han limitado a paralizar faenas por horas determinadas, siendo que existen pruebas brutales de que la comunidad está siendo afectada y destruida por la contaminación. 

Los más afectado son los niños, y la OMS respalda las cifras, señalando que el mundo, anualmente anualmente fallecen más de 1.700.000 niños a causa de la contaminación. Un informe del organismo señala que un tercio de las enfermedades y mortalidad de menores de cinco años, podría prevenirse si los gobiernos adoptaran medidas para bajar las emisiones tóxicas, sobre todo en las zonas donde están instaladas plantas termoeléctricas a carbón.

Como estipula ADN Radio, las principales causas de muerte en los menores son accidentes vasculares, cardiopatías, cáncer, trastornos respiratorios e infecciones crónicas. Lidya Tellerías, presidenta del Comité de Salud Ambiental de Sociedad Chilena de Pediatría, explicó a Radio ADN que en el país "los riesgos ambientales más importantes son, justamente, la mala calidad del aire y los problemas químicos".

Los problemas de contaminación son graves y han pasado desapercibidos por la opinión pública, aún habiendo registros desde hace más de una década de gente intoxicada y con problemas de salud. Por ejemplo, en Coronel se ubican los complejos Bocamina y la Central Santa María de Colbún. En la zona se comprobó la presencia de metales pesados en el organismo de al menos 49 personas, principalmente menores que asisten a la Escuela Rosa Medel.

Ante esta situación, desde la Federación de Supervisores de la Minería Privada, afirman que es claro que toda actividad productiva del ser humano genera residuos y contamina de forma inocua o de menor cantidad o muy gravemente. 

Para el Director de Comunicaciones de Fesumin, Víctor Riesco, se ha visto que lamentosamente las empresas no declaran cuáles son los efectos secundarios de los contaminantes que emiten. “Y resulta que es importante que todas las personas sepan, qué contaminantes se están generando, cuáles de estos pueden afectar a las personas o no y así generar los catastros de qué es lo que se debe controlar. Es parte de la responsabilidad de las industrias y compañías, informar a la comunidad sobre cuáles son las posibles consecuencias de vivir en estos entornos”, puntualiza. 

“Es necesario recalcar que no son solo Quintero y Puchuncaví las zonas afectadas. , Tenemos muchas ciudades a nivel nacional como Calama, Tocopilla y Mejillones, con procesos productivos que emiten muchos agentes contaminantes y el peligro está en que la comunidad no sepa cómo actuar ante ellos, ni de qué forma resguardarse”, agrega. 

“Lamentablemente, los casos van a seguir existiendo dado que la legislación nacional es muy blanda y como lo hemos visto, los gobiernos privilegian la producción por sobre la seguridad y la producción segura, y en este punto no nos referimos solo a que mueran los trabajadores, sino que también, a que el medio ambiente que rodea a las empresas no se contamine y no se destruya el entorno”, finaliza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario