Dos huelgas anuncian un 2018 complejo para los trabajadores de la Minería - FESUMIN

jueves, 4 de enero de 2018

Dos huelgas anuncian un 2018 complejo para los trabajadores de la Minería

Han pasado 24 días desde que   el sindicato N° 2 de la fundición Paipote inició su huelga. A través de ella, los trabajadores piden un reajuste de salario y asignaciones. Asimismo, el sindicato de Lomas Bayas rechazó la última oferta de la empresa, votando así la  huelga, la que quedó suspendida debido a que la minera Suiza pidió la mediación de la DT.
Las negociaciones entre la agrupación y la Empresa Nacional de Minería (Enami) no muestran signos de avance y en cálculos realizados por la empresa estatal, la paralización cuesta alrededor de US$ 100 mil, y las pérdidas  se acercan a los US$ 2,5 millones actualmente.
A la fecha, el paro de la fundición ha frenado la producción de cátodos de cobre y ácido sulfúrico, sin embargo, Enami continúa comprando mineral a la pequeña y mediana minería, pero indican que de extenderse la paralización, las canchas de acopio no darían abasto, por lo que el cobre tendría que ser depositado en lugares no aptos.
Este antecedente lo confirma Joan Carrizo, presidente del sindicato de pirquineros de Tierra Amarilla al señalar que “Enami deja el cobre en cualquier lugar que estima conveniente, y después el mineral sale con tierra, se contamina y se altera el resultado”. Según indicó Carrizo  “no tenemos proyección. Se supone que las dos últimas reuniones iban a tener más fuerza para zanjar el tema (…) yo creo que esto se va a prolongar por muchos meses más”, finaliza.
Por su parte, los trabajadores sindicalizados de Lomas Bayas, de Glencore, buscan un reajuste del 3,0% en sus sueldos y un aumento en el  bono de término de conflicto, mientras que la unidad de Glencore ofrece un aumento salarial del 2,0%. Los trabajadores rechazaron  esa oferta e iniciaron una etapa de negociación mediada por el gobierno.
Sin embargo, el presidente del sindicato de Lomas Bayas, Pedro Valdivia, señaló que “el ambiente está tenso y no se vislumbra una salida en esta fase de mediación. Por ahora, está lejos un acuerdo”.

En este contexto, las compañías mineras no quieren perder ni tampoco ceder, y considerando las próximas 32 negociaciones colectivas que tendrán lugar durante este año, el escenario se complica para los trabajadores. La tensión y prácticas que han manifestado las compañías, para atemorizar llegan a los despidos masivos. Cabe mencionar que el precio del cobre está en alza, generando grandes utilidades, y que la paralización de los trabajadores, implica disminución en la producción, por ende, pérdidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario