La contribución de los mineros y las mineras al desarrollo de Chile - FESUMIN

martes, 8 de agosto de 2017

La contribución de los mineros y las mineras al desarrollo de Chile

La minería ha sido por excelencia uno de los sectores que más ha aportado al desarrollo social, laboral y sobre todo, económico del país. Sin embargo, también esconde episodios oscuros para la vida de los trabajadores, quienes entre tanto turno, padecen conflictos y dolencias que ningún bono millonario es capaz de justificar.

Por: 4 Ojos Comunicaciones 
En el marco del Día del Minero, es necesario realizar una reflexión sobre la contribución que los trabajadores han hecho al desarrollo del país. Desde la época precolombina, la minería comenzó antes de que Chile fuera tal,  cuando los atacameños extraían pequeñas cantidades de cobre y oro para hacer elementos decorativos y usarlos en sus ceremonias en lo que hoy es Chuquicamata. No fue hasta una vez asegurada la independencia de Chile en 1818, que la economía se transformó y la minería tuvo un auge, cuyos vestigios duran hasta hoy. El país comenzó a utilizar sus materias primas comercializando cobre, oro, plata, salitre y carbón.

Ya en 1880, con el triunfo en la Guerra del Pacífico y la adquisición de Tarapacá y Antofagasta, el salitre jugó un papel fundamental en la economía. Las personas migraron hacia el norte con la esperanza de tener mejor calidad de vida trabajando en los yacimientos salitreros, llegando a ser Chile el mayor productor mundial de salitre. Se expandió el comercio, la agricultura, la industria y el Estado. Como prueba de ello, en 1883 se formó la Sociedad Nacional de la Minería, Sonami,  para potenciar el desarrollo minero de Chile.  Así mismo, entre 1895 y 1899, se registró la existencia de 48 oficinas salitreras, en las cuales trabajaban más de 18.685 operarios; entre 1910 y 1914 esta cifra se triplicó, ascendiendo a 118 oficinas y 46.470 trabajadores.

Durante el periodo de 1880 a 1920, y según datos del Ministerio de Minería, la producción del salitre se ubicó en torno al 6% anual. A su vez fomentó el empleo, ya que la fuerza laboral que demandó fue de más de 30 mil puestos de trabajo, y las cifras de la época muestran cómo el Estado chileno pudo financiar infraestructura social y física gracias a los excedentes generados por el salitre. A todas luces, crecimiento que no se hubiera generado de no ser por el trabajo de los mineros.

Hasta hoy, el aporte de la minería al desarrollo del país es contundente,  según Consejo Minero en 2013, este rubro tuvo una participación promedio de 15,3% en el PIB medido en el periodo 2005-2013. Y actualmente es el mayor productor del cobre, adjudicándose el 35% de la producción mundial. Sin embargo, para quienes son los productores de toda esta riqueza, no todo ha sido positivo.

Como es sabido, la minería funciona con sistemas de turnos, los que irrumpen en la vida cotidiana no sólo de los trabajadores, sino de sus familias. El estudio “Ineficacia de las prácticas de conciliación trabajo-familia en la minería”, de la Universidad de Chile, confirma que el trabajo minero significa insertarse en un ambiente geográfico adverso, “con riesgos inherentes a sus procesos como también riesgos asociados a condiciones físicas naturales del medio en que se desarrolla”.

“En cuanto a las jornadas laborales, los altos ritmos de trabajo, con sistemas de jornadas excepcionales, turnos con rotación día-noche y la necesidad de pernoctar en los campamentos de las faenas son dinámicas características y que inciden, de un modo u otro, en la calidad de vida de los trabajadores. El estudio acerca de la realidad social de la minería en Chile, mostró que las características del trabajo minero con largas jornadas, turnos, lejanía del hogar, cansancio, enfermedades y el escaso tiempo que pasan con sus familias conllevan frecuentes problemas familiares, adulterio y alcoholismo”, asevera.

Las características del trabajo minero, como trabajar sin luz natural, a cientos de metros de profundidad, con los pies húmedos y/o mojados por casi la duración de la jornada, con riesgos de derrumbes y de accidentes fatales mayores a los demás rubros, son la verdad detrás del progreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario